15 de septiembre – Día Mundial del Linfoma

linfoma_1

El linfoma no Hodgkin (LNH) es un tipo de cáncer que se presenta en el sistema linfático del cuerpo, parte importante del sistema inmunológico, y se origina en las células llamadas linfocitos. Cerca del 95% de los casos de linfoma no Hodgkin suele presentarse en adultos, debido a que el riesgo de padecer este tumor incrementa conforme la persona avanza en edad.

“El linfoma no Hodgkin ocurre cuando un linfocito se vuelve anormal y se reproduce descontroladamente. Los linfocitos son glóbulos blancos que combaten infecciones u otras enfermedades y además, están presentes en el tejido linfático, que comprende los ganglios linfáticos, otros órganos del sistema inmune del organismo y del sistema productor de sangre”, mencionó el Dr. Ricardo Montenegro, Director Médico de Roche Centroamérica y Caribe.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 366.454 adultos se diagnostican con linfoma no Hodgkin anualmente, a nivel global. Esta enfermedad es más común en zonas de mayor desarrollo como Estados Unidos y Europa; sin embargo, en Panamá, también se detectan unos 147 casos en personas adultas cada año.

Existen más de 60 subtipos de linfoma no Hodgkin, los cuales se clasifican de acuerdo con el tipo de célula y si son de lento o rápido crecimiento. Los más comunes en adultos son el linfoma difuso de células B grandes y el linfoma folicular; además se destacan otros como el linfoma de células del manto y el linfoma intestinal de células T, que puede ocurrir en personas extremadamente sensibles al gluten (esprúe celíaco).

“El tejido linfático se encuentra en muchas partes del cuerpo; por ende, un linfoma no Hodgkin puede aparecer en casi cualquier zona del organismo, desde los ganglios linfáticos en el cuello o a lo interno del tórax, pelvis y abdomen hasta en el estómago e intestinos, el bazo, la médula ósea, las adenoides y amígdalas, las regiones inguinales y las axilas predominantemente”, comentó el Dr. Montenegro. (Ver recuadro: “Conozca los factores de riesgo del linfoma no Hodgkin”).

Síntomas que alertan

El linfoma no Hodgkin puede causar muchos síntomas diferentes, según el lugar en el cual esté ubicado. Al principio pueden confundirse con signos de otras enfermedades o infecciones; sin embargo, si las señales persisten por más de dos semanas, es necesario visitar al médico.

La inflamación constante y sin dolor de los ganglios linfáticos localizados en el cuello, las ingles y axilas, y la sensación de llenura después de comer una pequeña cantidad de comida son dos de los síntomas más comunes. Asimismo, se puede presentar una hinchazón y malestar en el abdomen -que provoca dolor, náuseas y vómito-, presión en el pecho, dificultad para respirar o tos, fiebre sin razón aparente, sudoraciones nocturnas abundantes, mucho cansancio sin causa alguna, anemia, infecciones graves o frecuentes y pérdida de peso inexplicable.

“Si los síntomas denotan que una persona puede tener un linfoma no Hodgkin, el médico realizará un historial completo del paciente; incluirá la información acerca de posibles factores de riesgo, otros padecimientos y antecedentes familiares. Además, le practicará un examen físico con énfasis en los ganglios linfáticos periféricos y en otras partes del cuerpo como el hígado y bazo”, detalló el Dr. Montenegro.

Para detectar un linfoma no Hodgkin, el paciente también deberá someterse a una biopsia, ya sea de los ganglios linfáticos inflamados o de otras áreas anormales detectadas previamente. Asimismo, se le pueden practicar otros exámenes importantes para identificar la severidad del tumor como pruebas de sangre, un ultrasonido completo de abdomen (incluye el bazo e hígado), una radiografía de tórax y cuando el médico lo considera oportuno, una tomografía computarizada y una aspiración de la médula ósea con biopsia.

“A partir de los hallazgos obtenidos con los diversos exámenes, para ciertos casos también se efectuará otro tipo de punciones; esto con el fin de obtener todas las evidencias, incluirlas en el expediente clínico y tratar al paciente de forma más eficaz”, comentó el Dr. Montenegro.

La Coalición del Linfoma lleva a cabo el “Día Mundial del Linfoma”, el 15 de septiembre de cada año, con el fin de mejorar el conocimiento acerca de los diversos tipos de linfoma y fomentar el reconocimiento de síntomas, en pro de un diagnóstico temprano. La Coalición es una red mundial conformada por 59 organizaciones de pacientes con esta enfermedad.

¿Cómo se trata el linfoma no Hodgkin?

Las opciones para tratar un linfoma no Hodgkin dependen de una serie de factores que el médico debe analizar primero, ya que inciden en si el tratamiento debe ser simple o complejo, como lo son: la edad de la persona, su condición general de salud y si padece otras enfermedades; el tipo de linfoma que presenta el paciente, su ubicación, la etapa en la que se encuentra, si fue diagnosticado recientemente o es una recaída, si es el tumor es poco o muy maligno y la cantidad de deshidrogenasa láctica (enzima) en la sangre.

Una vez analizados dichos factores y a partir del tipo de agresividad del tumor, el especialista puede recomendar la mejor terapia para la enfermedad. Una es la “Espera vigilante”, utilizada en casos de linfomas poco agresivos (aproximadamente el 20% de los no Hodgkin), que no presentan síntomas, y el médico vigila de cerca al paciente sin darle tratamiento.

Para aquellos linfomas no Hodgkin en etapa I y II, los médicos pueden utilizar radioterapia como terapia principal. Cuando se presentan otros casos, también se pueden aplicar la quimioterapia y la inmunoterapia; esta última emplea anticuerpos monoclonales, los cuales son proteínas (anticuerpos) que atacan a las células cancerosas y ayudan al sistema inmunológico a destruirlas.

En la actualidad, los diversos tratamientos utilizados para este tipo de cáncer permiten una supervivencia más amplia del paciente, tal es el caso de los anticuerpos monoclonales que pueden usarse en etapas tempranas de la enfermedad o como terapias de mantenimiento. “El diagnóstico oportuno de un linfoma no Hodgkin es muy importante, ya que hoy en día existen terapias eficaces y a menudo curativas”, concluyó el Dr. Montenegro.

Anuncios


Categorías:Comunicados

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: